jueves, 10 de marzo de 2016

"SE NOS VA OTRO INTELECTUAL"

OLULA DEL RÍO
Comarca

Olula del Río:
“Recuerdo post Morten de Leovigildo Martínez Anaya”
“UNA VIDA APASIONADA POR EL FERROCARRIL”

La Voz de Almería
Miguel Arranz- Socio de ASAFAL.

**********************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************

A veces el destino parece burlarse de nosotros y se lleva a quienes de tanta vitalidad que contienen nunca pensamos que nos van a abandonar de pronto.
Leovigildo Martínez Anaya, Leo, una tarde de este invierno tan raro nos ha abandonado dejándonos sin palabras y sin lágrimas a todos los que presumimos de ser sus amigos.
Leo era un sabio de los antiguos, con su voz poderosa forjada sin duda en sus años de carrera eclesiástica, tras estudiar Teología y Filosofía y Letras, abandonó por la abogacía junto a esa incansable curiosidad por las cosas que siempre le acompañó.
Una voz que daba rotundidad tanto a defender sus ideas políticas que le llevaron hasta el Ayuntamiento de su pueblo, Serón, como a su precisión de relojero a la hora de aportar datos a su pasión: el ferrocarril.
Leo era un libro abierto a la hora de dar fechas, modelos de locomotoras y puntos kilométricos y sabía debatir cualquier tema que se le propusiera dada su basta cultura.
El Almanzora lo llevaba orgulloso como su patria y siempre nos daba nuevos datos de ese ferrocarril que una vez vertebró su tierra con un nombre tan aventurero y romántico como de The Great Southern of Spain Railway y Limited; y que, en un aciago año de 1.985, se cerró para siempre, victima de la ceguera de las Administraciones de este país han tenido con el ferrocarril y, con el de Almería, en particular. Leo era de los que levantaron desde sus inicios ASAFAL, la asociación de amigos de los ferrocarriles de Almería a la que tanto ha aportado y al que tanto debemos por habernos inculcado ese dulce veneno del mundo de los raíles.
A Leo siempre le recuerdo en viajes míticos de la asociación como esa subida en un destartalado jeep a Sierra Alhamilla, botando como una pelota, o ese viaje iniciático buscando los puentes de la línea Linares-Almería, y encabezando, con la pasión de uno de los niños de la película Stand by Me, la temeraria travesía del puente de el Salado.
Por que para Leo, el ferrocarril era volver a ser un niño y le brillaban los ojos como sólo nos ocurre a los que compartimos esa afición. Muchísimos recuerdos se nos agolpan en estos días a los socios de de ASAFAL y en todos ellos, la figura de Leo es protagonista por su docto conocimiento y también por sus carcajadas, que podían contagiar a todo un estadio. Descansa en paz, Leo amigo, buena gente.

P.D.-Mi más sincera condolencia a su hermano Carmelo, amigo y vecino de la Urbanización Europa de Olula del Río.



Juan Sánchez-MARZO-2.016

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada