domingo, 20 de diciembre de 2015

CARMEN CHACÓN: "A SUS MAESTROS DE OLULA DEL RÍO"

OLULA DEL RÍO
Comarca

Carmen Chacón Piqueras, Exministra del Gobierno de España, recuerda su paso por el Colegio Público “Trina Rull” de Olula del Río. Especial recuerdo tiene de sus profesores Antonio Martínez García “Paisa” y José María Requena Albarracín (Q.E.D.).


Este es el texto:
“Estimado Don Antonio, querido maestro,
Sé que no le digo nada nuevo si le explico el enorme referente que los maestros significáis para un niño. Los miedos, las ilusiones, las dudas, las certezas…se las va modelando y modulando a uno la vida. Pero eso lo descubrimos, para bien y para mal, ya de adultos. Cuando te sientas de chico en tu pupitre y abres cada día tus oídos y tus ojos a una nueva lección, es tu profesor quien más influye en la parte más volátil del carácter.
Le prometo que me empleo cada día en decir, y decirme, que la escuela no educa que la escuela enseña. Así trato de convencerme y de inducir a los padres a no hacer dejación de sus funciones y a no pretender que los maestros les saquéis las castañas del fuego en la compleja educación de un hijo. Cada uno con sus obligaciones y su espacio. Pero he sido alumna. He sido alumna de un maestro como usted, de una persona como usted. Y por eso sé que, por supuesto, el maestro enseña. Pero, si eres afortunado como yo lo fui, tu maestro también educa.
Sé que no fui una niña complicada en el sentido disciplinario del término. De hecho, creo que nací con el sentido de la responsabilidad incrustado en las sienes. Pero siempre fui curiosa, preguntona, habladora, participativa, mandona…así que tampoco debió ser sencillo. Todo me gustaba. Las clases, salir al recreo, estudiar, jugar al baloncesto, actuar en las obras de teatro, ensayarlas tras las clases…Aunque mi pasión fue siempre leer. Leer y escribir. Mi pasión más temprana fue, sin duda, la literatura.
He tenido muchos maestros. Así era la EGB. Empezabas sólo con uno. Y, paulatinamente, los ibas aumentando.
Cuantos más tenías por curso, señal de que más mayor te estabas haciendo. Así que hasta los 23 años de educación reglada que cursé, tuve tiempo de estar sentada tras muchos pupitres antes de subirme yo a una tarima y ver los toros desde el otro lado.
En quinto, cuando le tuve de profesor, erais dos. Don José María para los números, Don Antonio “El Paisa” para las letras. Ese año, el del Curso 1.981-82 el hada de la buena suerte se fijó en mí. Me regaló dos estupendos maestros. Me obsequió con dos maravillosas personas.
Y me llenó la vida de un recuerdo, el de sus clases, que nunca he podido olvidar.
La pasión que compartía con usted, la de leer, escribir, recitar…y su forma de enseñar, pausada pero vivaz, tranquila pero ilusionante, me hicieron llevarle en mi mente en este camino precioso de la vida. Me solía llamar a leer, me solía preguntar, me corregía con calma y afecto, me estimulaba consciente de que podía más que otros, me animaba a seguir la aventura abriendo el libro siguiente, a recitar los versos con actitud más concentrada, voz más elevada…no sé si recuerda que me hizo princesa en aquella función, la única que conquistó al príncipe…Habrá sabido alguna vez la recompensa que aquello fue para mí?
He tenido muchos maestros, Don Antonio. Pero aquella chiquilla nieta de Andrés Chacón, la hija de Balta que al año siguiente se volvió a Barcelona sin sus padres porque en Olula todo le rea demasiado fácil, se llevó la mochila llena. De enseñanzas, por supuesto. Pero también de guías, de luces, de referentes, de ilusiones y afecto. Se llevó siempre en la mochila, al maestro. A Don Antonio. Siempre me quedé con las ganas de un día, pararle y, poder decirle, gracias. Ojalá usted también halla podido estar orgulloso de mí. Porque a aquella niña, cuando la vida la sentó en su clase, le hizo un precioso regalo. Y nunca sabré como devolvérselo".



Juan Sánchez- DICIEMBRE-2.015

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada