jueves, 22 de octubre de 2015

"ATENTADOS Y SABOTAJES EN LA ANTIGUA LÍNEA FÉRREA LORCA-BAZA"

OLULA DEL RÍO
Comarca

COMARCA:
“ATENTADOS Y SABOTAJES EN LA ANTIGUA LÍNEA FÉRREA LORCA-BAZA”

• ASAFAL: Asociación de Amigos del Ferrocarril de Almería.

*****************************************************************************************************************************
La década de los 40 del siglo XX fue una época muy abundante en incidentes de todo tipo en la línea de ferrocarril Lorca-Baza. A la precarizad de medios y el deficiente estado de conservación y mantenimiento de la infraestructura y el material rodante se unió la existencia de una actividad guerrillera antifranquista.
Almería estaba encuadrada por entonces en la IX Región Militar. La Capitanía General tenía la sede en Granada donde se contaba con una sección de Justicia Militar. Allí se almacenaban miles de expedientes incoados tanto por rebelión militar como por cuestiones puramente castrenses (prófugos, insubordinados) así como los instruidos para esclarecer las causas de determinados incidentes vinculados al ferrocarril a los que nos referimos a continuación. Por desgracia, sólo está catalogada una pequeña parte del ingente fondo de casos donde el ferrocarril aparece como principal protagonista.
Nos referiremos a algunos casos estudiados en los que se lleva la palma el tramo de vía próximo a Purchena y en la de Almanzora.
El 22 de junio de 1.940 la vía férrea de Purchena sufrió un sabotaje que al final se consideró como puro vandalismo aunque posiblemente tenía tintes políticos antifranquistas.
En el kilómetro 89´050 de la línea Lorca-Baza, el capataz de mantenimiento de la compañía LBA encontró un clavo de hierro en la junta de un carril, efectuando la pertinente denuncia a las autoridades militares. La autoría del hecho se le atribuyó a chiquillos que sólo pretendían ver los efectos del paso del tren sobre el clavo, sin intención de provocar daños? al ferrocarril o instalaciones relacionadas con el mismo. El resultado de las investigaciones (en este y otros casos) fue un frustrante sobreseimiento por no haber podido identificar a los autores.
También en Purchena y en mayo de 1.940 un guarda-agujas de servicio en las inmediaciones de la Estación de Purchena, de la línea Lorca-Baza, encontró una escarpia de grandes proporciones en el lugar que une el carril con la traviesa, con la clara intención de hacer descarrilar el tren que pronto llegaría a esa estación. El sumario llevaba por título “Atentado al Ferrocarril” y, a pesar de los múltiples interrogatorios al personal que prestaba sus servicios en la estación, el caso quedó archivado.
En la misma localidad de Purchena, aunque 6 años después, el 16 de enero de 1.946 tuvo lugar un extraño suceso. Al paso de un tren de mercancías, tres individuos efectuaron varios disparos contra el maquinista y el fogonero, dándose posteriormente a la fuga. Afortunadamente, ninguno de los proyectiles llegó a impactar en los empleados. Si bien en un primer momento se especuló con la posibilidad de que únicamente se hubiese tratado de unos jóvenes borrachos que lanzaron unos cohetes contra el convoy, más tarde se pudo confirmar que fueron disparos de armas de fuego y que se buscaba producir una desgracia. Aún así, quedó el caso sin esclarecer.
Sabotaje también en la estación de ferrocarril de la estación de Albox. Fue en enero de 1.933 y el principal encusado fue el médico de Serón Alberto Martínez Álvarez de Sotomayor, hermano del poeta José María Martínez Álvarez de Sotomayor. Ambos de Cuevas del Almanzora.
Según periódicos de esta época, Salvador fue detenido por considerarle inductor de colocar un paquete de pólvora (previamente proporcionada por los mineros del coto de “Las Menas de Serón”), en los raíles de dicha estación, para hacerlo detonar al paso del próximo convoy.
Demostrada su implicación en el presunto atentado, Salvador fue detenido y se le instruyó por la Benemérita el oportuno atestado que le fue pasado al juez. Ingresó en la cárcel provincial en virtud de un auto del juez de Purchena.
El 1º de abril de 1.939 acaba la Guerra Civil. En Agosto del mismo año, un Consejo de Guerra condena a muerte a Salvador. Tras arduas negociaciones se le “conmuta la pena de muerte” por la de 30 años de reclusión. Fue detenido el 24 de junio de 1.939 y cumplió condena en la prisión de Burgos, en la de Almadén (Ciudad Real) y en Madrid. Pasó a libertad provisional el 6 de septiembre de 1.947
Se dice que en la conmutación de la pena intervinieron sus hermanos: el poeta José María Martínez Álvarez de Sotomayor y su hermana Ana Manuela.
Al parecer fueron a Burgos junto al juez de Cuevas del Almanzora para entrevistarse con Franco y este le conmutó la pena de muerte por treinta años de prisión.
Fue liberado en Octubre de 1.947. Vuelve a Serón. Ya enfermo, convive con su segunda mujer y con su hija en la barriada de los Cucos y Huélago. Murió en Serón el día 11 de Julio de 1.948, a las 7 de la mañana y con 58 años de edad de cáncer según consta en el acta de defunción.
Fue enterrado en el cementerio de Fuencaliente de Serón y se ignora si dejó testamento.
Es de reseñar, por último, que en los pueblos que residió, Garrucha y Serón, las acciones de los milicianos, fueron especialmente duras y temidas.



Juan Sánchez-OCTUBRE-2.015

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada