lunes, 3 de agosto de 2015

"LOS ÚLTIMOS SUPERVIVIENTES DE LOS FILABRES"

OLULA DEL RÍO
Comarca

“LOS ÚLTIMOS SUPERVIVIENTES DE LOS FILABRES”


El paisaje actual de la Sierra de los Filabres está dominado por repoblaciones forestales. Esta no es la imagen que encontraron los primeros pobladores prehistóricos de este territorio. Llovía más que ahora (entre 400 y 500 mm. anuales. Donde el suelo era silíceo todo estaba cubierto de encinas. Los enclaves calcáreos en lo más alto de la Sierra- “Los Calares”- estaban poblados de pinares de pino “larico o salgareño” (Pinus nigra subsp. Salzmanni).
Aunque en la sierra aún queda algún que otro encinar, de pino larico sólo queda una centena en el conocido “Calar del Gallinero”, viejos y majestuosos pies que se levantan retadores entre las repoblaciones más recientes.
De todas las agresiones forestales que a lo largo de la historia ha sufrido nuestra sierra de Filabres, el pino “larico” se ha llevado la peor parte. Este árbol, cuya madera es de una calidad excepcional para la construcción y que puede alcanzar dimensiones colosales y vivir hasta 1.000 años, fue intensamente utilizado por las distintas culturas pasadas.
En carbones estudiados en yacimientos neolíticos ya aparecen como restos de este pino. Más tarde los romanos descubrieron su valía como material inmejorable para sus grandes construcciones.
Pero la gran deforestación de estos pinos llegó con la invasión árabe. Durante dos siglos Almería se convierte en la principal base naval de Al-Andalus, y en uno de sus más importantes astilleros entre los siglos X al XII.
Por otro lado, los artesonados mudéjares de la mayoría de las iglesias de la provincia de los Siglos XVI y XVII fueron construidos con maderas de pino larico de la Sierra de los Filabres.
En el Siglo XIX, lo poco que queda en pie de esta especie se finiquita durante la fiebre minera Serón-Bacares.
En los años 50 y 60 del Siglo XX cuando la “gran repoblación forestal de la Sierra” perdimos la oportunidad de hacerla justicia al pino larico de los daños causados a lo largo de la historia. En esta gran repoblación, las montañas fueron ocupadas por el pino silvestre (Pinus sylvestris) del que no existen evidencias históricas de su existencia natural en las zonas calizas de la sierra.
Volviendo al Calar del Gallinero, observamos pies de grandes
dimensiones y longevidad de pino larico. (Se han detectado algunos ejemplares de más de 350 años), y constituyen uno de los puntos botánicos más interesantes de la Sierra. Este área ha sido catalogada como hábitats de interés comunitario por una Directiva Europea y uno de sus pies más majestuosos, el “Pino del Collado de la Cabaña”. Además se encuentra incluido dentro del “Inventario de Árboles y Arboledas Singulares de la Provincia de Almería.



Juan Sánchez-JULIO-2.015

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada