lunes, 3 de agosto de 2015

"CAMINO VIEJO DE CANTORIA A ALBOX"

OLULA DEL RÍO
Comarca

Carreteras de la Comarca:
“HOY COMO AYER”

CAMINO VIEJO DE CANTORIA A ALBOX
Miguel Angel Alonso Mellado

Hasta el último tercio del Siglo XIX la precariedad económica almeriense y por ende del Almanzora era debida a la inexistencia de unas comunicaciones interiores y exteriores con el resto del país. Este factor estancó la economía local. Mientras, el desarrollo llegaba a otras regiones de España en forma de carreteras y de ferrocarriles.
Tal era la situación de incomunicación de nuestra Provincia que en fecha tan avanzada como 1.883, el escritor granadino Pedro Antonio de Alarcón gritaría:
“Ninguna hay otra en España a la hora presente, en el año de gracia de 1.883 en que se desconozcan todavía, no ya los caminos de hierro, pero hasta los coches diligencia, proyectos no han faltado nunca, ni faltan hoy…pero la situación actual es la que digo: ¡Almería está incomunicada por tierra con las adyacentes capitales de la provincia y con la capital del Reino, si hemos de entender por comunicación cualquier vía directa por donde puedan marchar carruajes acelerados. Para ir a Madrid hay que embarcarse, lo mismo que ocurriría si Almería fuera una isla como la de Alborán o Cuba!
Nuestra actual carretera, considerada entonces de tercer orden o de carácter comarcal fue una de las que más rápidamente fueron terminadas. Dos fueron los motivos de esta aceleración: la gran concentración urbana a lo largo del Río Almanzora así como el ser considerada una zona productiva agrícola e industrial. Ya es sabido el auge económico de la Comarca gracias al sector minero, lo que desembocaría en la necesidad de transporte de los productos.
Por ello lucharon y consiguieron los hombres influyentes del Almanzora como lo fueron el Marqués de Almanzora y el Senador de Serón, Ramírez Carmona. El camino de Baza a Huércal-Overa en 1.883 estaba construido hasta Albox.
En un espacio como el almeriense, las carreteras y caminos vecinales debían suplir las funciones del transporte y accesibilidad que ya desarrollaban otros puntos del país. El hándicap del coste más elevado por Km. debido a la orografía, condicionó el desarrollo de los productos propios y acentuó el aislamiento tradicional de nuestra provincia.
Tendríamos que llegar a principio del Siglo XX para ver un cierto desarrollo como es el caso que nos ocupa: el del Camino de Cantoria a Albox o como es conocido vulgarmente “el camino viejo de Cantoria”.
Coincidiendo a principio del siglo XX con el desarrollo que la Administración quiso hacer de los caminos vecinales, se afrontó una de las comunicaciones históricas del interior de la Comarca del Almanzora, en concreto el camino entre dos localidades que tenían mucho que aportar al comercio de la región: Albox y Cantoria.
Era Albox, dentro de la provincia de Almería, uno de los más importantes por su producción agrícola, pecuaria y artesanal, y por verificarse en el mercado de ganados de trascendencia nacional.
Cantoria era otro centro de producción agrícola y pecuaria, en donde además se criaban ganados adquiridos en diversas localidades, y sin olvidar que poseía una estación de la línea férrea de Lorca a Baza, fundamental a la hora de dar salida a toda esta mercancía. Por estas circunstancias las comunicaciones entre Albox y Cantoria eran de gran interés, y a pesar de existir la carretera Huércal-Overa a Baza, no era del todo la solución para el desarrollo de estos dos pueblos.
En esa época de inicio de Siglo, se realizaba el tránsito de carros, bajando desde Albox por la rambla del mismo nombre, hasta la carretera de Huércal-Overa Baza, con un kilómetro de distancia con el pueblo; después se continuaba 6 Km. por esta carretera hasta la rambla de Pedro Egea (Conocida como Rambla de las Mateas o la del huerto del Administrador) y bajando por esta unos 4 Km. hasta Cantoria, recorrido de pésima calidad este último. Todo este trayecto hace un total de 11 Km., en las que el recorrido por las ramblas era molesto por los obstáculos del camino y el no poder circular durante diversos periodos por el barrizal, no olvidando también lo peligroso, por el carácter torrencial de ellas y que más de una vez dejan a los carreros con sus carros en medio en un espacio de tiempo de los cauces a expensas de la naturaleza, para poder salvar personas y bestias, de esto sabían bastante los vecinos de Albox, habiendo sufrido dos de las más importantes inundaciones de la Comarca en un espacio de tiempo muy corto, hablamos de 1.891 y 1.900, donde fue destruido el centro de la población y sus comercios, gran motor económico de la zona.
Con la actuación y adecuación del Camino Viejo de Cantoria se buscaba el tránsito de caballerías y ganados más corto y menos arriesgado, haciéndose por veredas que en algunos trayectos incluso habían sido ya habilitados para el tránsito de carros. El trazado que se pretendía reformar de este antiguo camino, sería partiendo de Albox, desde la parte norte de la plaza, en el Caño San Felipe, siguiendo por el cerro Castillo y salvando fuertes pendientes y las divisorias de varios barrancos afluentes de la Rambla Terdiguera, que corre paralelamente a la citada vía, hasta un punto donde se cortan ambas. Sigue este camino después de cruzar la carretera de Baza a Huércal-Overa, por una vereda llamada “Camino de la Tejera”, hasta llegar a la Rambla de Jata y tras sobrepasarla, además de varios barrancos de poca importancia, llega por el antiguo cementerio de Cantoria hasta esta villa.
Se presentaban para la construcción, en este trazado algunas pendientes fuertes que podrían suavizarse de modo considerable. Las obras de fábrica que se construyeron fueron pocas y sencillas, badenes para el paso de cauces torrenciales y tageas de poca importancia para otras depresiones que no tienen carácter torrencial.
Para estas obras y para el afinado existían materiales calizos buenos que se utilizarían sin grandes transportes en toda la carretera.
El trazado comprendía un total de 6.600 Km., desde el inicio en el núcleo de Albox hasta la entrada a Cantoria. El presupuesto ascendió a 33.400 pesetas y la realización se hizo por administración.
Este fue el desglose de gastos:
• Movimiento de tierras, 15.600 metros cúbicos de desmonte (9.393pesetas)
• 10.300 metros cúbicos de terraplén (3.800 pesetas)
• 103 metros lineales de badén (1.900 pesetas)
• 24 tageas (pontanillas)
• 6,25 Km. lineales de firme con ancho de 4,50 metros (10.500 pesetas)
• Obras accesorias por imprevistos 140 pesetas.
El resultado del Camino Viejo de Cantoria, adaptado a las necesidades del siglo, supuso el acercamiento no sólo de dos pueblos, sino que desde los pueblos de los Filabres pudieron tener un paso más rápido, con su ya estrenada carretera de Almería, hacia el eje comercial de la Comarca. Vistosos serían los días de mercado, donde circulaban todo tipo de mercancías y personas que se daban un respiro de su trabajo para distraerse y coincidir con sus vecinos. Este camino sirvió además para ya pasada la guerra civil, evitar caminos más vigilados por la Guardia Civil y poder hacer estraperlo, aunque a más de uno lo tiroteasen por no pararse.
La actualidad de este recorrido es el olvido, a pesar de lo bonito de su soledad, ninguna construcción reciente entorpece el entorno; tan sólo el Cortijo del Guarducha guarda silencio entre bojas y espartales. La Rambla de la Jata, se reserva siempre para el que quiera dar una caminata, un poco de agua para refrescarse, aún siendo verano que de entre sus arenas logra filtrarla.



Juan Sánchez-JULIO-2.015

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada