lunes, 4 de mayo de 2015

"GUERRILLAS DE RESISTENCIA EN LA COMARCA: EL CARBONERO Y EL PAPASFRITAS"

OLULA DEL RÍO
Comarca

“GUERRILLAS DE RESISTENCIA”
(Sierra de Olula y Filabres)

En nuestra comarca, una vez acabada la Guerra Civil, aparecen las “guerrillas de resistencia” o “Maquis”. Este movimiento guerrillero antifranquista comenzó ya durante la propia guerra. El periodo de máximo apogeo fue el comprendido entre 1.945 y 1.947.
En 1.948, Stalin deja claro que había que desmantelar la “guerrilla comunista” en España. A partir de ese año se intensificó la “represión franquista”, que poco a poco fue terminando con las partidas o grupos. Pero la disolución de la guerrilla no fue sólo por la ofensiva a la guardia civil, ya que en ello tuvo mucho que ver el PCE. Muchos de sus integrantes murieron o fueron detenidos y otros escaparon a Francia o Marruecos.
En el año 1.952 se procede a la evacuación de los últimos contingentes de importancia. Desde ese año, quiénes aún resisten en el monte, negándose a elegir entre exilio o muerte, luchan ya casi exclusivamente por la supervivencia. El final del “maquis”, como también se llamó a esta resistencia, lo marcan las muertes de Ramón Vila en 1.963 y de José Castro en 1.965.
Este movimiento operó también en los Filabres y en la Sierra de Olula. De las andanzas por la Sierra de Olula destacamos la banda de “El Carbonero”, que robaba a los ricos para darle lo robado a los pobres. En cierta ocasión se encontró con un pobre hombre que iba con una mula vieja por los caminos, lo paró y mató al animal, después le dio dinero para comprarse otra mula joven en la casa de un “rico” del lugar. Después que la hubo comprado, “El Carbonero” fue y le robó al “rico” el mismo dinero que le había dado al arriero. Para conseguir recursos económicos, daba atracos en Almería y Granada, y la munición se la robaba a la Guardia Civil. En una ocasión llegó a estar en el mismo cine de Olula que el Comandante de los Civiles, y le dejó una nota diciéndole que había estado a su lado. Era muy listo. Lo cogieron en el año 1.941 y en la cárcel estudió para “abogado”. Los rasgos universales del “buen bandolero” se les adjudicaron a “El Carbonero”, si bien la primera reacción ante el fenómeno general del bandolerismo fue negativa. “Aquí no hubo gente mala de esa”. El otro grupo de “maquis”, posiblemente más importante que el anterior, fue el del grupo de Rafael “El Papasfritas”, que actuaba en los Filabres: “Estaba compuesto por ocho hombres, oficiales del ejército republicano. Sabían, por tanto, que lo suyo era a vida o muerte. No robaban a nadie, al contrario pagaban demás y se iban a segar con los cortijeros. “Papasfritas” fue traicionado por un pastor, y la Guardia Civil lo mató a tiros mientras dormía. En fin con este “maquis” se repetía la historia de muchos otros lugares: los Guardias Civiles que esquivaban su enfrentamiento abierto temiendo por sus propias vidas, la simpatía larvada de la población por los guerrilleros, y la traición final que acabaría trágicamente con la partida. Los ecos del bandolerismo políticosocial de posguerra llegaban a Macael, pero ciertamente no era un fenómeno propio, a pesar de su tradición social “roja”.



Juan Sánchez-MAYO-2.015



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada