lunes, 2 de marzo de 2015

"AVARICIA DEL REGIDOR DE PURCHENA Juan Hurtado de Mendoza"

                                                                OLULA DEL RÍO
                                                                     Comarca

                     “La avaricia del REGIDOR de Purchena JUAN HURTADO DE MENDOZA”

Concluido el éxodo morisco-musulmán, el Almanzora había perdido más del 50% de su población activa. Este desierto humano dio lugar a numerosas actividades delictivas de los cristianos viejos de la zona contra los nuevos pobladores y los moriscos conversos. Aprovechando el vacío legal, se apropiaron de tierras y haciendas bereberes, corrían mojones a su beneficio, se anexionaban derechos de aguas que correspondieron anteriormente a los desterrados, rapiñaban parcelas de arbolado especialmente de viñedo y de moreras, molinos, abacerías…todo era factible de ser apropiado de manera ilegal e injusta. Tal fue el expolio, que la Corona se vio obligada a promulgar la “Real Cédula de 24 de Febrero de 1.571”. La Corona perdía posesiones, arbitrios, diezmos y otros impuestos de los terrenos que le eran usurpados. Una de las figuras administrativas que más daño económico hacía a las arcas de la Corona eran los regidores.
Los “regidores” eran los encargados del abastecimiento de la población. Administraban los intereses económicos del municipio. Colaboraban con los alcaides para recaudar las contribuciones y repartimientos.
Hasta 1.566 eran renovados cada dos años. A partir de ese año, Felipe II vende el cargo de regidor a perpetuidad.
Los regidores, al controlar la economía municipal, obtenían muy buenos beneficios económicos. Por ello no era extraño que se invirtieran importantes sumas de dinero para la compra del cargo. Desde este cargo se podían apropiar de parte de las rentas del patrimonio municipal. Cometían toda clase de irregularidades que les beneficiasen. Tal era la corrupción que en 1.596 el Monarca anuló la compra en perpetuidad para que su vigencia fuese sólo anual.
Y es en este preciso momento (1.752) cuando es “Regidor” del Val (Valle) de Purchena y Filabres JUAN HURTADO de MENDOZA, un personaje cuya avaricia en almacenar bienes, recursos, dinero, posesiones abandonadas que en realidad correspondían a la Corona, no tenía límites. Expolió y explotó a todos sus subordinados. Abusó de los vacíos jurídico-administrativos legales y era temido en toda su zona de influencia.
Por 1.752 figura en Olula junto con la Iglesia como los mayores poseedores de tierras de regadío. Se hizo dueño de un tercio de las aguas de la “Fuente de Huitar” de manera irregular cual era su filosofía, así aparece en el L.A.R. de esta villa.
También el beneficiado de Laroya y Macael, Rodrigo de Quesada le acusa de haber usurpado tierras en límites jurisdiccionales de la ciudad de Baza (recuérdese que Macael y Laroya por aquel entonces pertenecían a la ciudad bastetana) además de abusar de los vasallos de Laroya por lo que tuvo que pleitear en 1.535 ante el licenciado Sanjuán Verdugo para dilucidar los límites territoriales incluidos en la jurisdicción de Baza.
Rodrigo de Mendoza, como hemos dicho beneficiado de las Parroquias de Laroya y Macael, expresaba así los excesos cometidos por el Regidor en algunos lugares del Valle afirmando que “ha visto este testigo, de los dichos catorce años a esta parte, que el dicho Juan Hurtado a seydo y es señor absoluto de los cristianos nuevos de este ryo de val de Purchena y de otros lugares comarcanos y les manda como sy fuesen sus vasallos e aún muy peor. E el christiano nuevo que no hace lo que le manda no le conbiene bibir en la tierra porque luego procura de buscar achaques e maneras para le destruir. E a esta causa ha visto e ve este testigo que tiene el dicho Juan Hurtado tan subjetos e supremidos los vecinos de este dicho reyno e su comarca, christianos nuevos, que no osan hazer más de lo que le manda a la letra aunque sea jurar lo que no vieron (…). E tanbién porque ha visto este testigo muchas veces que el dicho Juan Hurtado a llevado cantidad de hombres cristianos nuevos a segar çiertos panes que suele senbrar en jurediçión de Laroya, donde este testigo es venefiçiado, e se los an segund muchas vezes syn ningún hornal ni ynterese más de dalles de comer. E ubo día que llevaba quarenta peones syn les pagar cosa alguna. E lo hazer por miedo que tienen del dicho Juan Hurtado e por la subjeçión que sobre ellos tiene”. Por su parte, Pedro Artacho, beneficiado de Urracal y Olula, testificó que Juan Hurtado de Mendoza mandaba a todos los moriscos de la zona de Purchena, Urracal y Olula como vasallos.
Segaban y acarreaban los panes, cavaban las viñas “y le barean la açeituna e sus mugeres se la cojen e se lo meten en su casa”, a cambio tan sólo de la comida y la bebida, de suerte que “los tiene tan subjetos e subpremidos e mucho más que sy fueran vasallos suyos (…) que si otra cosa hiziesen en contrario de esto, no les convenía tener amistad con él porque luego les avía de tener odio e avía de procurar de los destruyr e hechar a perder e a esta causa le temen e no osan hazer más de lo que les manda”.
Archivo Histórico Municipal de Baza, caja L-90, fols. 1.059v.-1.060r.; fols. 1.086r.-1.086v.


Parece que el pillaje y la corrupción son consustanciales con el ser humano de todos los tiempos.



Juan Sánchez MARZO-2.015

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada