jueves, 26 de febrero de 2015

"CULEBRA O HERPE ZOSTER"

                                                          OLULA DEL RÍO
                                                               Comarca

• “LA CULEBRA”- Medicina Popular.
• “HERPES ZOSTER”-Medicina Científica.

                             DATOS ORIGINALES DEL FOLKLORE MÉDICO ALMERIENSE
• Recopilados durante cuarenta años por el médico de Olula del Río JOSÉ ANTONIO GARCÍA RAMOS.

Se denomina en nuestra comarca y provincia como “culebra”, “culebrina” o “culebrilla usagre” al Herpes Zoster. En griego, herpes significa culebra o serpiente.

Es una afección muy común en las diversas Medicinas Populares: Barriola, Castillo de Lucas, Ferrándiz de Araujo, Lis Quiben…

Su curación por la medicina científica actual está aún por descubrir o al menos en entredicho, dado que se le ha señalado cierta relación con el cáncer y es evidente su respuesta a los procedimientos de la medicina Popular de tipo mágico.

Se define como unos granillos que pican y duelen mucho. La afección cursa con dolor, “pinchonazos” y “erupciones”. Primero se “remueve” y luego se “recoge”.

La etiología popular afirma que la “culebra” se contagia a través de las ropas que se tienden al sol en el suelo a secar, próximas a las de otras de algún enfermo que padezca o haya padecido la enfermedad. También si sobre estas ropas pasa una serpiente raptando.
DIAGNÓSTICO: Antes de proceder a su tratamiento las curanderas precisan si la afección es culebra o no lo es. A veces éstos sanadores confunden el diagnóstico para rezarlas y sacar provecho, y rezan procesos dermatológicos que no son herpes zoster.
VARIEDADES: Las hay machos y hembras. La hembra es más fácil de curar, pero existe el peligro de que “para” otras culebrillas. El macho es más difícil de aniquilar, ya que a veces se necesitan más de nueve días para matarlo. No obstante la culebra puede “reverdecerse” con los cambios estacionales. Juan Grima de Turre y muy conocido en nuestra comarca por haber sido enseñante en Macael, sabe distinguir entre “culebrinas” y “lagartos”. En general los “turreños” les denominan “bichos”. En Taberno a un paciente le dijeron que tenía “una culebrina y al lado un culebrón”.

EVOLUCIÓN: Testimonio oral en Albox: “la bicha que he tenido comenzó oculta. Luego parió cinco culebras. La “bicha” seguía mordiéndome. No es dolor, muerden con la boca. “peazo bicho me está comiendo. Si no me la rezo me muero. Si no las mato a las cinco que hubiera sido de mí” (Albox, 2.006).

PRONÓSTICO: Se dice que cuando la “culebra” (herpes) junta la cabeza con la cola (distribución metamérica de lesiones herpéticas), el enfermo muere. Se produciría una parálisis respiratoria torácica bilateral.

TRATAMIENTO: Quienes curan las culebras son personas con saberes especiales sobre esta enfermedad que casi siempre son especialistas solamente en este mal. En la Sierra de los Filabres, cuando fallece la poseedora de la “gracia” para rezar las culebras, muy pronto, se crea por necesidad otra persona con la misma “gracia” para curar este mal. Si no aparece otra especialista, en el periodo de carencia los enfermos de herpes zoster tienen que desplazarse a otro pueblo. Esto ocurrió en Lijar, en un periodo de carencia de “curandera” los enfermos tenían que desplazarse a Chercos Viejo. Los procedimientos y oraciones curativos los han recibido de familiares o personas allegadas que a su vez lo recibieron de sus abuelos o bisabuelos. Tanto es así que las mismas sanadoras de las culebras opinan que son rituales transmitidos desde los moros pero con oraciones cristianas.

El procedimiento curativo más popular en nuestra comarca es “escribirlas” y “rezarlas” o “deletrearlas”. Para lo primero se utiliza un lápiz de tinta, de los que hay que mojar con la lengua para que escriban. Sobre la lesión se trazan diversos signos entrecruzados. También alrededor de las vesículas se escribe: “Jesús, José y María etc. dándole con el lápiz alrededor” y así “la culebra no pare”, o sea, “no crea hijos” Esto significa que la lesión sería única, no múltiple o ramificada.

En Alcudia de Monteagud para “rezarlas” se emplean varios ensalmos que la mayoría empiezan con la siguiente jaculatoria: 

         “El mal fue visto,
          muera el mal y viva Cristo”

Tras estos ensalmos se rezan tres avemarías, habiendo de repetir el rezo durante nueva días seguidos hasta conseguir la total curación de la lesión.

En la zona de los Vélez se usa tinta china y la pluma de un ave para escribir sobre la lesión. Si puede ser, mejor de pavo negro. Hay que escribir con la mano izquierda y hacia atrás, mientras se dice:
Buenas tardes, si es por la mañana y buenos días si es por la tarde.

Mientras se escribe, se hacen cruces en el centro de la lesión con la pluma y la tinta diciendo:

                       “Divino Cordero
                       que al mundo viniste
                       quita el mal
                       donde lo pusiste”

Taberno y Oria también tienen sus particularidades así como Níjar. En Albox se recurre a un sapo y hojas de olivo. En fin, cada lugar tiene su metodología, y parece ser eficiente para curar este mal aún no muy estudiado por la medicina científica. Todos sabemos en nuestros pueblos a quien tenemos que recurrir caso de necesitarlo ¿verdad?


Juan Sánchez FEBRERO-2.015

No hay comentarios:

Publicar un comentario