sábado, 31 de enero de 2015

"DON FRANCISCO JIMÉNEZ EN BARBASTRO" HISTORIA DEL GITANO "PELÉ"

                                                     OLULA DEL RÍO
                                                          Comarca


                              “MI ESTANCIA EN BARBASTRO”.       EL  GITANO  "PELÉ"

• Estampa religiosa.
• Francisco Jiménez Casquet.

En el año 1.924 me encontraba en Barbastro cursando el primer curso de Bachillerato en el Colegio de los Padres Escolapios situado, como en la actualidad, en el lateral derecho de la Plaza del Ayuntamiento, según se entra. Allí me llevaron para convivir con mi tío Emilio Jiménez, que a la sazón era el Obispo de aquella diócesis, en la que le sorprendió la muerte dos años después cuando sólo había cumplido sesenta y tres años, sin llegar a tomar posesión del arzobispado de Zaragoza para el que ya estaba preconizado.
Conocí allí una anécdota relacionada con “El Pelé” en la que se cuenta que, en ocasión en que el Obispo de Barbastro (mi tío), salía de su residencia para asistir, todas las tardes de días no festivos, a la Iglesia o Convento donde correspondía la exposición del “Santísimo”, acompañado del superior de los Escolapios, que también llevaba el apellido “Jiménez”, en plena calle se les acercó “El Pelé”, gitano muy conocido y, después de besar el anillo del Obispo, les dijo:
-“Creo que los tres Jiménez que estamos aquí somos los que más rezamos en toda la diócesis de Barbastro”-
Ceferino Jiménez, que era el nombre de pila de “El Pelé” sobrevivió muchos años a mi tío. Mantuvo durante la República proclamada el 14 de Abril de 1.931, sus creencias religiosas, jamás dejó de asistir a las prácticas que la liturgia impone, dejando arriados los respetos humanos que muchos creyentes adoptaban en épocas en que algunos exaltados exteriorizaban su intransigencia hacia los que profesaban aquellas creencias, de significada contradicción con lo que ellos mismos alardeaban sobre los debidos respetos hacia las creencias de los demás.

Los que testificaron en el proceso de la “beatificación del Pelé” afirmaron que con frecuencia, era visto en la calle cone el Rosario entre sus manos, en actitud igual a la que se dio en el momento de su ejecución cuando despreció la propuesta que le hicieron sus verdugos al ofrecerle salvar su vida si en aquel momento adjurara de sus creencias religiosas y que con su negativa aceptaba voluntariamente el martirio y con él su derecho a la santidad, en igual grado que los que sufrieron la persecución de los primeros cristianos.

“En la mañana del día 4 de Mayo de 1.993, mientras que las campanas del Vaticano tocaban a gloria, la Plaza de San Pedro se vio abarrotada de fieles de todas las razas para presenciar la solemne ceremonia de beatificación de los mártires de Barbastro, que en los primeros días de Agosto de 1.936 fueron ejecutados. Morían con el nombre de Jesús en los labios: El Obispo de Barbastro Don Celestino Asensio Barroso; Ceferino Jiménez Malla “El Pelé”, de raza gitana y otros muchos sacerdotes y seminaristas que residían en aquel histórico pueblo de la provincia de Huesca, en donde adquirí concretas referencias de que en aquella matanza cayeron todos los sacerdotes y seminaristas que encontraron después de registrar los colegios y casas donde sospecharan que podían refugiarse.

La prensa, al destacar la noticia, señaló la circunstancia de que “El Pelé” es el primer gitano que la Iglesia eleva a los Altares, lo que ha generado la consiguiente alegría entre sus hermanos de raza que lo festejan, a su modo, con bailes, palmas y cantos, entregando así al escogido mártir lo más significativo de sus expresiones gozosas”

Su sencilla y ejemplar vida, investigada al detalle por el Arzobispo de Sevilla Don Carlos Amigo, hace expresar en la propia prensa que Ceferino Jiménez hubiera sido santo aún sin sufrir el martirio, porque entre las virtudes que le distinguían se encuentra la de nunca haber pronunciado una sola palabra de odio o de despecho, a pesar de haber tenido motivos para el resentimiento.

Afortunadamente, la santidad no está reservada a los payos.



Juan Sánchez Enero 2.015

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada