viernes, 12 de diciembre de 2014

"LOS BORGIAS DE LÚCAR---ALMERÍA"

                                                         OLULA DEL RÍO
                                                                Comarca

• LOS MARÍN POVEDA DE LÚCAR.

• CONSIDERADOS “LOS BORGIA” DE ALMERÍA POR SUS ACTIVIDADES ILÍCITAS AL AMPARO DEL CLERO Y DE LA REALEZA.

• AUTOR: Francisco Andújar Castillo- Catedrático de Historia de la U.A.L.

                                   ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

Corría el año de 1.670 cuando los cuatro hermanos Marín de Poveda –Tomás, Bartolomé, Andrés y Antonio- nacidos en Lúcar aunque oriundos de “Las Alpujarras”, partieron hacia América en compañía de su tío, Bartolomé González de Poveda, un eclesiástico que acababa de ser nombrado Fiscal del Tribunal de la Inquisición de Lima. Poco después, este último sería promovido a Presidente de la Audiencia de Charcas y luego Arzobispo de La Plata. Desde tan importantes cargos protegió y patrocinó las carreras de sus sobrinos, en especial, las de Tomás y Bartolomé.

Tomás Marín de Poveda, ha sido hasta ahora el personaje más conocido de la familia. Hasta hace poco sólo sabíamos que había ejercido como Capitán General de Chile entre 1.692 y 1.700, que durante su mandato había fundado varias ciudades, y que acabó recibiendo en 1.702 el título nobiliario de Marqués de Cañada Hermosa. Hoy sabemos, además, que ese cargo de Capitán General lo había comprado en Madrid años antes por la considerable suma de 44.000 pesos –de ellos 20.000 en concepto de préstamo- y que el título nobiliario fue más producto de las excelentes relaciones en la Corte de su hermano Bartolomé que de sus méritos personales.

Precisamente, Bartolomé Marín de Poveda –firmante del testamento que se expone- fue un personaje que tuvo tanta o mayor relevancia que su hermano Tomás. Orientado hacia la carrera eclesiástica, tras cursar estudios en la Universidad de Lima y ejercer como abogado en la audiencia de esa misma ciudad, fue nombrado en 1.678 cura rector de Potosí, cargo en el que amasó una inmensa fortuna, resultado sin duda de un sinfín de actividades ilícitas desempeñadas al amparo de su homónimo tío. Hacia 1.691 regresó a España y se instaló en Madrid, en donde poco después se situó en la cercanía del Rey al conseguir una plaza de Capellán de Honor en la Capilla Real. Cuando se produjo el cambio dinástico, se vinculó desde el primer momento a la causa de Felipe V y, en 1.702, en su calidad de capellán, viajó junto al Rey a Italia, trabando gran amistad con el confesor regio, el influyente jesuita Guillermo Daubenton.

Poco antes de viajar a Italia, en marzo de 1.700, Bartolomé Marín de Poveda había redactado ante Alonso Delgado, escribano de Madrid, un testamento cerrado que dejó a buen recaudo en su casa. De ese testamento se hizo luego un traslado –pieza que se expone- con el fin de cumplir las disposiciones testamentarias relativas a sus bienes en Lúcar y en otros lugares del Almanzora. Falleció en Milán en el otoño de 1.702, la apertura de ese documento provocó un gran revuelo en su casa de Madrid, a la que acudieron numerosos personajes de la Corte, ansiosos de conocer las últimas voluntades de aquel rico capellán de honor del Rey.

El testamento de Bartolomé Marín de Poveda es uno de los documentos más excepcionales que atesora el Archivo Histórico de Almería. Es ante todo una perfecta radiografía de los intereses, negocios y actividades de un personaje que disfrutó de un gran poder en los tres escenarios territoriales de la Monarquía Hispánica en los que se movió. Primero, la América en la que se enriqueció, con la cual mantuvo relaciones económicas mucho tiempo después de su regreso a España. El segundo, el Madrid de las postrimerías del Siglo XVII, en donde ejerció como prestamista de influyentes personajes, utilizando el dinero para construir una tupida red de relaciones, y en donde abrió una agencia especializada en la mediación de “pretensiones” –a cargos y honores- de los indianos. Por último, su Lúcar natal, en donde invirtió una considerable parte de su fortuna mediante la compra de numerosas propiedades, poniendo en explotación nuevas tierras irrigadas, protegiendo a la familia con préstamos y fianzas para conseguir más poder y prestigio en la comarca, y todo ello con el fin de vincular propiedades y fundar capellanías que costearan la educación de nuevos vástagos del clan familiar en la misma carrera eclesiástica que había sido el germen inicial del éxito del grupo.


Juan Sánchez 2.014

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada