jueves, 9 de octubre de 2014

"UNA VIDA CON PERROS"

                                OLULA DEL RÍO

• Una vida con perros.

• Juan Sánchez.

Allá por los años setenta cayó en mis manos un tratado de psicología que entre otros temas se refería a los beneficios que aportan a los niños convivir con una mascota. Como yo tenía ya dos niñas (1.976- 1.978) reflexioné de poner un perrillo en nuestras vidas. El primer inconveniente surgió en el seno familiar: mamá no quería ninguna mascota en casa argumentando que no le gustaban los animales; que supondría una obligación más (para papá, claro), además de las niñas y la docencia. Pero como la unión hace la fuerza en la votación democrática resultaron ser 3 sies y un no. Como democeracia obliga, el bebé “Rin” entró en casa.

Razonamientos previos para convencer el voto negativo de mamá:

• 1.-Beneficios para la salud infantil:
- Disminuye el stress y los niños son menos agresivos.
- Mejora la autoestima y el bienestar psicológico, creando en su interior una sensación de utilidad y motivación.
- Disminuye el número de afecciones psicosomáticas: ansiedad, dolor de cabeza o abdominal, alteraciones del apetito, o problemas cutáneos.
- Exige un incremento de actividad física, hoy que nuestros hijos son tan sedentarios.
- Regula el ritmo cardiaco y la tensión arterial, el mero acto de acariciar la mascota.

2.- Beneficios socioeducativos:
- Cuando un niño pasea su mascota (un perro lo más común), establece relaciones sociales, conversa y hace nuevas amistades.
- Acelera el desarrollo psicomotor a través del juego, la persecución, las risas,…
- Ejerce un papel de protección cuando los padres están ausentes.
- Asumen el rol de adultos al convertirse en cuidadores de su mascota.
- Les proporciona estabilidad emocional.
- Proporciona aceptación y amor sin prejuicios.
- Ofrece conocer conceptos naturales, nacimiento, parto, dolor, muerte, sexualidad, etc. Aprende en la escuela de la vida.

Además de los beneficios descritos en los niños sanos, hay una larga lista de aptitudes positivas usadas en la fisioterapia infantil; terapia asistida con animales para niños con minusvalías físicas o con trastornos mentales como el autismo, el síndrome de Asperger, la hiperactividad y las discapacidades psíquicas, etc.

Yo padecí una terrible depresión por el año 2.000 y mi “Coco” me ayudó a salir de ella. ¡Gracias “Coco”, sabías que podía hacer una locura en cualquier momento y nunca me dejaste sólo. ¿Por qué mirabas al cielo con tanta frecuencia…? Ahora tú estás en el cielo de los perritos. ¡Gracias otra vez!

La foto más sorprendente es la de mamá dándole un beso al “Chico” el lunes día 29 de septiembre de 2.014 cuando le sedaron en la Facultad de Veterinaria de Murcia para hacerle una ecografía. 

Queremos que se recupere de la terrible agresión que sufrió en Huitar (Las Quebradas) a principios de junio 2.014 por un perro peligroso no controlado y un dueño digno de su asesino animal. Ver foto de chico recién atacado por la bestia. Fueron 48 horas de “sin vivir” hasta que salió de peligro pero aún le duran las secuelas: veterinarios en Almería, Roquetas, Facultad de Veterinaria de Murcia, etc. Radiografías, medicamentos, fisioterapia, ecografía,…pero mi perrillo sigue vivo ¡y mejorando! No le han tenido que “dormir” como dicen los veterinarios para no hacer más daño a sus dueños cuando les hacen la eutanasia. ¡Gracias Señor! “Chico” sigue feliz con su familia pero hecho “un huevo” de tanto consentimiento. Creo que se pasa pero bueno, después de todo…..


ROBER Charles Benchey, humorista norteamericano (1.889-1.945) dijo:

“El perro le enseña al niño la fidelidad, la perseverancia…y a dar tres vueltas antes de acostarse”
Cuelgo algunas fotos de “mis queridos perros”








Juan Sánchez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada