domingo, 3 de agosto de 2014

NOCHE DE SAN JUAN

                                                        OLULA del RÍO
      “La noche de San Juan”

Los celtas llamaban Alban Heruin a esta festividad. Su principal significado era celebrar el instante en que el Sol se haya en su máximo esplendor. Cuando dura más tiempo en el cielo. Cuando muestra su máximo poder a los hombres, al tiempo que el día empieza a decrecer para ir avanzando hacia el solsticio de invierno.

Para conmemorar y al mismo tiempo para atraer su bendición sobre hombres, animales y campos, se encendían grandes hogueras. Esta festividad se asocia a rituales destinados a obtener pareja o a conservarla.

Son innumerables los rituales propios de la Noche de San Juan, que se conmemora la víspera del 24 de Junio, pero todo gira en torno a la glorificación del fuego. De hecho, este es el festival del fuego por excelencia.

Realmente la noche del solsticio es la del 21 de junio aunque la Iglesia la ha adaptado a la festividad de San Juan.

De igual forma la presencia del agua es uno de los grandes símbolos de las celebraciones de San Juan que parece no tenerse en tanta consideración y que sin embargo, es una parte esencial de numerosos ritos de esta festividad.

El apelativo de “Verbena” a esta fiesta se lo dio la costumbre practicada en algunos lugares por las jóvenes casaderas de ir a recoger verbena a las doce de la noche en la víspera de San Juan, creyendo que con ello conseguirían el amor del hombre deseado por su corazón.

Otra de las creencias era que la pareja que saltaba unida la hoguera conseguía felicidad y buena fortuna.

Existe la costumbre también de que las jóvenes arrojen guirnaldas de flores trenzadas por ellas a sus amados a través de las llamas y ellos deben recogerlas antes de que caigan al fuego. Las guirnaldas se guardan como talismanes de buena fortuna y, ocasionalmente, se quemaba alguna cinta en el hogar para procurar protección de sus habitantes y animales.

Algunos grupos para finalizar las ceremonias se sumergen entre las olas del mar, comulgando por un corto tiempo con las aguas y recibiendo de ellas toda su fuerza.


Internet y J. Sánchez 2.014


Me gumás les gusta esto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada