miércoles, 30 de julio de 2014

DOS HOMBRES DE POSTGUERRA.

LULA del RÍO

                           REMEMORANDO A DOS HOMBRES BUENOS.


“CLEMENTE GARCÍA ROS” Primer Alcalde del Franquismo en Olula del Río. (Recuerdos de Luchita hija del Maestro de Huitar).


En Olula había y hay muchas personas extraordinarias. A principio de los años cuarenta una de esas personas era Clemente García Ros. Por eso mandó a la escuela de Huitar a su hijo mayor. ¿Te acuerdas Clemente? (hijo).
Metidos en una manta a la diestra y siniestra del Maestro, ateridos de frío en unos inviernos que entonces no se por qué eran mucho más crudos que éstos. Íbamos y veníamos de Olula a Huitar oyendo durante los dos kilómetros las lecciones interminables del Maestro que nos entraban por un oído y nos salían por el otro porque nos moríamos de frío. Sólo nuestro subconsciente guardó lo mejor de todo aquello.
Al llegar nos tomábamos un huevo entero echado en vino de Quina que tus padres nos daban. También lo tomábamos sorbido entero con dos agujeros en sus polos, y nos quedábamos calentitos y como nuevos. ¡Qué tiempos! No se si tú habrás pensado alguna vez en ellos o si se lo habrás contado a tus hijos. Yo sí a los míos y un torrente de ternura sienten ellos por tú familia porque tu padre, Clemente, te mandaba a ti a Huitar para demostrar al pueblo de donde entonces era Juez, que lo mejor de su casa se lo entregaba para que lo educase un hombre bueno; no por ser un buen Maestro. En el pueblo había también buenos enseñantes, pero tu padre quería con este gesto hacerle un homenaje al mío. Fue una valentía insospechada de un hombre tan silencioso como tu padre que con su actitud humilde y aparentemente callada, lanzaba gritos de justicia a todo un pueblo, porque eso lo decidió mucho antes al ver las cartas con los cargos que le imputaban a mi padre, cuando él era ya Alcalde del pueblo. “No se preocupe don Paco, yo arreglaré estas mentiras”…Y lo arregló años más tarde. Al menos es lo que siempre he creído.


En recuerdo de D. Francisco y de su hija Luchita.


J. Sánchez 2.014

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada