martes, 17 de junio de 2014

PINTORES DE OLULA: "Garrén"

OLULA DEL RÍO
“GARREN”: SENTIMIENTOS


OPINIÓN PERSONAL:
Olula es tierra de artistas. Nadie lo duda a estas alturas. Pero singularmente en pintura. Y de entre todos yo, profano de este arte, admiro especialmente a Garren. Muchos son los motivos de mi admiración pero especialmente admiro a Garren porque es un artista autodidacta. Esto significa que nadie le ha enseñado el arte de pintar; lo llevaba en la sangre y él y sólo él ha sido capaz de sacar esa
cualidad y desarrollar una potencialidad que aún poseyéndola otras personas, no han sabido plasmarlas en realidades materiales. Él no sólo ha sabido expresar sus vivencias con la paleta y el pincel, sino que su vocación le ha llevado a hacer obras pictóricas que ya quisieran hacerlas eruditos y profesionales “estudiados” de este arte.
Esto decía el periodista Juan Torrijos de Garren allá por el año 1.990:
SENTIMIENTOS
Si como parece ser cierto son los sentimientos los que nos hacen vivir cada mañana. Si como aseguran nos enamoramos cada día de las cosas que a nuestro alrededor nos ofrecen, es lógico que nos despertemos cada alborada y encontremos en los cuadros de Garren un motivo más, y nuevo para enamorarnos.
No soy un crítico de arte para valorar el trazo de Garren. Si algo llego a ver son todos los sentimientos encontrados que en sus pinceladas podemos apreciar. Y no me canso de decirle que es un cursi, un romántico empedernido. Me mira, sonríen sus ojos, y bendita locura la suya, que hace que nos llenemos de vida a través de sus cuadros. A través de esas caras, de esos torsos, de la ternura que desprenden sus telas, de la ternura que desprende el corazón de un hombre que nunca se hará viejo, que seguirá viendo la vida con ojos azules, con sonrisa eterna, con esperanza para el futuro.
MÍRELO
Póngase delante de uno de los cuadros de Garren, y si es sincero consigo mismo, que supongo que sí, dígase todo lo que ese cuadro remueve en sus entrañas. Ante los cuadros de Garren, este hombre que vive en la tierra del frío mármol, en su Olula del alma, ante un río que lleva agua después de no sé cuántos años, uno no se queda indiferente, y te vienen hasta la garganta, y te suben hasta las retinas los momentos dulces, locos, enamorados, las pieles acariciadas, los dulces labios besados, las palabras olvidadas, aquellas que nunca creías poder volver a vivir, y que la sola visión de un cuadro ha venido de nuevo a repiquetear en tu alma. Y es que la pintura de Garren consigue ablandar los duros corazones de los que nos creíamos libres de sentimentalismos, los que nos creíamos dueños absolutos de nosotros, de nuestros actos, de nuestros corazones.
Dirán que les estoy dando una paliza, pero es que uno se siente lleno de amor y con ganas de contagiarlo después de ver la exposición de Garren que cuelga hasta el día 15 en el Aula de Cultura de Cajalmería.
OLULA
La pregunta se la hemos realizado en cientos de ocasiones, ¿Qué hace un pintor como Garren en Olula del Río?.
Vivir, vivir en uno de los rincones más hermosos de la provincia de Almería. Llenarme de vida, de hombres, de amores, de paisajes. Mi estudio está sobre el Río Almanzora, y aunque me puedo pasar, y de hecho lo hago meses en otros puntos de España, el norte me atrae con fuerza, siempre vuelvo a esta tierra donde me lleno de luz, una luz que es difícil encontrar en cualquier otro lugar. Por eso sé que viviré y moriré, y no me lo tomen como prepotencia, en este mi pueblo; entre mi gente, a los que saludo cada mañana y a los que les debo la mayor parte de mis cuadros. Garren no sería Garren sin Olula y sus hombres.
EXPOSICIÓN
Los cuadros que Garren nos trae de nuevo a la capital son distintos, pero con los mismos sentimientos. Los cuadros que podemos admirar nos traen al Garren de siempre, tierno ante la vida, ante los sentimientos. Dulce hasta las últimas consecuencias, y enamorado de lo que hace. Enamorado de todo lo que es la vida, color, amor. Y no le importa que se lo digan. Acepta que su pintura es así, por que así es él. No nos impone su firma de vida, nos la enseña. Nos dice que sus pinceles están donde hay sentimientos, y deja que seamos nosotros los que nos acerquemos a ellos. Y les puedo asegurar que cada uno de los cuadros que se pueden admirar hasta el día quince llevan todos los sentimientos y alguno que usted irá descubriendo cada mañana al despertar.
Si un cuadro no es solamente un lienzo manchado, si a un cuadro hay que pedirle que exprese vivencias, querencias, pasiones, amores. Si un cuadro tiene que ser como la vida, como esta vida que usted y yo llevamos, y que nos golpea con saña más de una mañana, y que nos hace sentirnos llenos de ternura otras, los cuadros de Garren provocan toda esta gama de sentimientos a los que nos enfrentamos a ellos. Y es que de los cuadros de Garren no se puede pasar. O lo odias, o lo amas con toda tu alma.
Juan Sánchez 2.014 y J. Torrijos 4/12/90

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada