sábado, 21 de junio de 2014

"EN EL SIGLO XIX PREDOMINABA EN OLULA LA ECONOMÍA AGRÍCOLA"

OLULA del RÍO
HASTA MITAD DEL SIGLO XIX
“CUANDO EL MÁRMOL NO DETERMINABA LA ECONOMÍA”
Aunque Olula es conocida actualmente por su riqueza en mármol, es a partir del siglo XIX cuando evolucionó a la explotación y transformación de este material. Así, durante el siglo anterior que es el que nos ocupa, sus habitantes poseían huertas, árboles frutales, olivos y parras. El cereal también era común entre sus cultivos, como lo fue además la morera para la crianza del gusano de seda. Este tipo de trabajo dio lugar a los “cantes de trilla”, “siega”, y “temporeras”, que corresponden a las familias de “las tonás” o cantes “a palo seco” aunque a veces estuvieran acompañados de guitarra u otros instrumentos. He aquí ejemplos de algunas letras:
El mulo que me lleva es del amo
es del amo,
pero se viene conmigo
cuando lo llamo.
Calienta ya las migas
que viene el día
y hay que llevar las mulas
a la herrería.
Cuando llega el verano
en el cortijo
Me limpio el sudor,
bebo en botijo.
Estos cantes tienen una estructura regular y son adaptados a la música, que es libre. Muchas veces hablaban de problemas sociales.
Ya en el siglo XVIII estaba muy extendido el culto a San Sebastian en Olula del Río, así como en la mayoría de los pueblos de la zona. Los cantos religiosos referidos a este santo eran abundantes. Como muestra he aquí parte de una de las letras entonadas en su honor:
“Gran Patrón
sois glorioso San Sebastian,
tu valor al infierno hizo temblar.
Con arrojo venciste al dragón infernal
que importante rugía a tu par.
Está considerada esta fiesta como de fertilidad y fecundidad además de estar relacionado este santo como protector, con las sucesivas epidemias de peste y cólera. Frente a estas adversidades se confiaba en los milagros que este santo realizaba, utilizando las procesiones y otros actos religiosos para invocarlo. Loa cánticos dedicados a Él eran numerosos. Un elemento que se vincula estrechamente a su culto es el cereal en forma de roscos de pan. La Banda Municipal de Olula del Río y el Conservatorio Elemental de Música son los guardianes de esta tradición popular y de instruir a futuros profesionales que velen por nuestras costumbres.
Antonio L. y Juan Sánchez 2.014

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada