miércoles, 1 de enero de 2014

UNA ERMITA PARA UN BARRIO, “EL BARRIO SANTIAGO”.




 

TRANSCRIBE:  Juan  Sánchez.

Hay un barrio en Olula del Río, (Barrio Santiago) donde estaba ubicado en los años cincuenta y sesenta donde fue enclavado el campo de fútbol en unos terrenos del industrial Don José Laborda anexos a su fábrica. No hubo que hacer contrato alguno y la condición del empresario fue  de palabra:
    “Si posteriormente los necesito para cualquier posible ampliación de la industria, no me pongáis inconvenientes en su devolución”. La palabra dada entonces tenía valor de ley.


    Nuestro barrio crecía rápidamente y los vecinos que en él iban edificando sus viviendas deseaban desde algún tiempo, nombrar un patrón y hacer unas fiestas en su honor. Pusieron el barrio bajo la advocación de Santiago  Apóstol. Y se constituyó una cofradía y una Junta directiva. La ermita había de estar enclavada en medio de aquella barriada, para rezarle y festejarle en unas fiestas que al día de hoy cumplen su 58 aniversario.


    Había un célebre bar en el barrio, el de José Ramón “El Albercoque” (traducción literal), entusiasta de la idea y en donde capitaneados por Juan Sánchez, “El de Catalina”, incansable promotor de las fiestas, ayudado por Miguel “el Chilí”, se difundía la idea de construir una ermita para el santo.

Puestos manos a la obra, se contactó con Don Miguel Ramos, conocido por “el Apañao”, que era propietario de gran parte de los terrenos del cerro y amablemente cedió un solar para su edificación. Hicieron rifas y cuestaciones, aportando cada cual según sus posibilidades. El maestro de obras de la Iglesia Nuestra Señora de la Asunción (construcción simultánea), dirigió el proyecto, también participaron algunos albañiles de la “magna iglesia nueva” e incluso se cedieron materiales, como cemento, piedra, arena,….sin olvidar las peonadas que de manera altruista echaban los vecinos.

   Se adquirió la imagen del santo que, no se sabe porque, se eligió a Santiago sobre el caballo. Quizá porque era más espectacular. Tras una solemne bendición, misa y procesión, dieron comienzo los festejos, que aquel año fueron especiales.

    Con el tiempo las fiestas del “Barrio”, se convirtieron en uno de los festejos más concurridos de la Comarca. Abren el calendario festivo del verano y mantienen ese carácter ya perdido de fiestas de pueblo.

    Anécdota : Antes de llegar la actual crisis, en Olula había muchos emigrantes árabes y manifestaron su preocupación al Ayuntamiento porque el patrón del barrio, El Apostol Santiago, lanceaba desde su caballo a un pobre árabe que yacía entre las patas del equino. Ello dio lugar a que al procesionarlo adornaran el trono con la más variada floresta de manera que nadie apreciaba la violenta imagen que el tallista realizó. De ahí que el patrón Santiago se le conozca con el apelativo de “Santiago Matamoros”.

Lectura dedicada especialmente a JOSÉ  “EL TRIPIANA” . Que Dios lo haya acogido como el hombre bueno que era y, disfrute de su presencia. A su familia  y a todo el barrio de Santiago, mi más sincero pésame. Descansa en paz José.        





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada