miércoles, 1 de enero de 2014

“EL CALLEJÓN DE LA ESPECIERA”

 

Transcripción de Juan Sánchez.


    Generaciones pasadas recordarán sin agrado y quizás con asco esta travesía muy próxima a la Plaza de los Bancos. Pasaje mal oliente donde aprovechando la ausencia de luz eléctrica acudían a hacer necesidades mayores y menores siempre que había alguna celebración nocturna en la contigua plaza del Ayuntamiento. Como es de suponer el callejón por el uso que se hacía de él, no era digno de rotularse con el nombre de algún importante personaje de la época.

    Llamarle “Callejón de la Especiera” fue una nominación que adoptaron los nativos porque en algún punto de aquella humilde vía, residía una pobre mujer que mataba su sacrificada existencia vendiendo especias que se decían proceder del lejano Oriente.

    El alumbrado público era un lujo que el municipio solo podía costear para las principales calles. El Callejón de la Especiera, a pesar de servir de acceso a la Plaza, no contaba tan siquiera con aquellas lámparas eléctricas de cinco watios situadas estratégicamente en algunas esquinas y que, aunque su finalidad era la de iluminar, sólo parecían “mariposas” de aceite de oliva que sirvieran de orientación para que el que de noche se atreviera a salir a la calle sin farol, a fin de no tropezar contra las esquinas, aunque era inevitable el tropiezo con las salientes piedras de aquel rudimentario y natural pavimento de nuestras calles de entonces.

    Como ya digo, nuestro callejón carecía de iluminación, circunstancia que, sobre todo las noches de verbena y otros eventos, lo hacía propicio para que sirviera de público evacuadero aprovechando la oscuridad. De este modo no tenían que salir al campo para hacer sus necesidades. Recordar también la carencia de retretes en la mayor parte de las casas del pueblo.

   Lo cierto es que atravesar aquel paraje de noche era un riesgo evidente de salir “enfangado”.

    Cuentan las crónicas que cuando se inició el progreso energético en el pueblo y el alumbrado tenía potencia suficiente para cumplir su finalidad de que no deambuláramos a tientas, el Ayuntamiento decidió terminar con aquellas malolientes expansiones en tan céntrico lugar.
¿Cómo acabar con aquellos excesos?. Se decidió poner severas multas a los evacuadotes. Incluso se situó estratégicamente al Municipal para que vigilara la zona y denunciara a los protagonistas.

    Hubo que desistir del intento, porque con un solo “Agente de la Autoridad” en el pueblo, para que su labor fuera eficaz, había de constituirse en guardián permanente del lugar muchas horas de las largas noches, desatendiendo otras obligaciones: vigilar otras calles, pregonar bandos municipales, vocear la presencia del recaudador de impuestos, anunciar la pérdida de algún animal, ayudar en cualquier problema del vecindario. He aquí un verdadero pregón del Municipal en lugares estratégicos de olula:

    “Se ha perdido una cabra mocha con lunares blancos, cuando se separaba del ganado para dirigirse a su casa. Quien dé razón de su paradero será bien retribuido”

El problema del callejón seguía preocupando al consistorio. Uno de los ediles que presumía de ser bastante espabilado intervino con esta iluminada sugerencia:

    -¡Ya está! He encontrado la solución.

    -¿Cual?- preguntaron al unísono y con impaciencia sus compañeros de Concejo.

    Muy sencillo y bastante económico. Bastará con instalar untar de potentes focos en los puntos estratégicos del Callejón. Como los transgresores aprovechan la oscuridad para bajarse los calzones y hacer la necesidad, la existencia de luz, casi como la del día, impedirá que tan asqueroso hecho se siga repitiendo.

    -¡Muy bien, muy bien!- dijeron los Concejales.

    -¡Hágase la luz!- dijo pomposamente el Alcalde.

    Los focos fueron rápidamente instalados en el Callejón y su pavimento barrido y rociado haciéndolo transitable. Los nacidos jamás lo habían visto tan adecentado.

    Al Municipal, sólo se le encomendó la siguiente orden:

    “Cuando llegue la noche te das una vuelta por el Callejón para ver lo que pasa; mañana  nos cuentas lo que hayan comentado aquellos que, al verse burlados, tengan que apretar el paso con las manos sobre la barriga buscando otro lugar más idóneo”.

    -¡Sí, ….sí!- contestó el munícipe.

    Al día siguiente llegó el Municipal a la Casa Consistorial. Y como se le viera cabizbajo con humor mal contenido, no cabía más que preguntar:

    -¿Qué pasó anoche en el Callejón? Supongo que no habría nadie- dijo el Alcalde.

    -¿Qué no?- respondió el mantenedor del orden-. ¡Los mismos de siempre y además con “recochineo”, porque ahora resulta que hasta se han llevado el periódico para leerlo mientras defecan!

    El enfado del Consistorio fue tal que se ordenó desmontar los focos y aunque más tarde se ordenó instalar una bombilla en aquellas inmediaciones, durante muchos años posteriores, El Callejón de la Especiera, continuó plagado de los mismos “adornos”.

   


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada